Boda Hernandarias, Paraguay

Patty + David

Lean los votos de los novios, no se van a arrepentir. 


• VOTOS PATTY

David: De origen hebreo; el amado, querido y elegido de Dios... y yo le agregaría el mimadísimo por Dios.

Amo tu amor y pasión por Dios y sus cosas; amo lo que sos capaz de hacer por los demás, tu entrega, fidelidad y la sencillez que aflora desde dentro de tu corazón; amo tu seguridad y firmeza; amo tus momentos de payaso, chistes y juegos, como también los de argelito y seriedad que te dejan tan tierno; amo como me quitas lo argel y me haces reír hasta más no poder; amo tus detalles; amo tus defectos y virtudes, en fin ¡Te amo por completo!

Lo especial y esencial de nuestra relación siempre es y será ponerle a Dios en primer lugar. Admiro tu capacidad de resolver y sobrellevar cualquier problema, obstáculo o lo que se venga: - porque  todo tiene solución Patty y si ya no podemos con nuestras fuerzas, Dios es el que obrará y hará conforme a Su voluntad, dejale a Dios ser Dios Patty. 

Supe que te quería en mi vida cuando te plantaste y me hablaste tan firme y seguro, no importando si rebotabas haha… Porque era uno de los pedidos de mi corazón a Dios, que el que sería para mí llegue con seguridad de lo que estaba haciendo, el indicado y enviado sos vos. Aunque en primer momento “NO ME AGUANTABAS" y yo estaba “NI AHÍ LUEGO”, Dios unió nuestros caminos mientras estábamos enfocados en Él, para caminar juntitos (lo que seguiremos haciendo siempre), gracias por ser tan valiente, amoroso, detallista, tierno, paciente, más que todo por ser referencia y ejemplo para nuestra generación, gracias por guardar tu corazón y el mío según la Palabra, por afirmarte y decidir darnos el primer beso en el altar (el primero de muchos), gracias por ser mi alegría, gracias por secar mis lágrimas y animarme a seguir adelante, gracias por desafiarme en todo y más a hablar en público, gracias mi amor por buscar siempre ser el mejor en todo, sos lo mejor para mí. Gracias mi amor por éstos 244 días de felicidad inexplicable y rebosante; y desde ya, gracias por los infinitos días de felicidad que vendrán.

Por esto y más, prometo amarte más y más a cada día, porque sos el regalo perfecto que Papito Dios envió a mi vida; prometo ser una esposa sabia y sometida, prometo cocinarte lo que se te antoje (gracias a Dios existe YouTube haha), hacerte los postres más deliciosos (para que después vayamos a quemar todas las calorías en el gym haha), prometo hacer que nuestros viajes sean inolvidables, prometo recibirte en nuestro dulce hogar siempre con una sonrisa y un beso (pero mejor que sean muchos) y más aún en los tiempos difíciles. Prometo servirle y honrarle a Dios a tu lado siempre, prometo enseñar a nuestros hijos a caminar con el Dios de su padre; prometo ser tu compañera, ayuda y mejor amiga para toda la vida, amándote, respetándote, cuidándote y acompañándote en todo, hasta que Dios diga basta.

Infinitas gracias doy a Dios por presentarme a mí persona favorita en el mundo entero para cumplir Sus sueños. ¡Te amo hoy, mañana, siempre y hasta la eternidad!

Con todo mi amor, Yo… Tú esposa. ♥


• VOTOS DAVID:

A la verdad no se por donde empezar, desde que acepte a Jesús, muchas cosas comenzaron a cambiar, eran lentas pero iba haciendo el esfuerzo para hacer bien las cosas.
♡Una de las cosas que me cambio, es que muchas veces queremos agradar a todos y buscamos la manera de no lastimar a nadie, pero hay veces que tenemos que tomar decisiones y acciones que no agradan a las personas y capaz que a mi mismo, pero por encima de estas cosas esta el agradar a Dios. Sin importar quien salga lastimado, familiares, amigos, parientes, compañeros, etc.
♡Otra de las cosas que me hizo cambiar, es mi manera de pensar, rompiendo mi estructura mental, poniéndote a tí en mi vida. Realmente te conocí en el mejor lugar, en la casa de Dios, pese  a que mi inicio contigo, no era como uno se lo esperaba, ¡no me caias nada bien! Tú, entrando siempre a la iglesia caminando elegantemente sin saludar... y yo diciendo que es lo que se cree esta chica y nunca saluda! Y así siempre eras tú. Y en época de campamento, transformada, dando ordenes sin voz, con tu rostro dando a conocer tu expresión! Y así te iba observando y fui conociéndote, mas aún en los ministerios, donde pones esa pasión por las cosas de Dios, y eso fue como una chispa que encendió algo en mí, que pese a que no quería reconocerlo, eso fue lo que inició que haga que hoy este aquí. No ha sido fácil. Recuerdo que hablaba con mi líder y me decía fuerza chera'a! En ese momento todo tranquilo, pero para poder llegar a ti no fue fácil, eres una joya de Dios, "la niña de sus ojos". Para llegar a ti tuve que doblar rodillas, y pasar por muchas entrevistas, desde nuestros líderes, tus padres, tooooooodo el plantel pastoral, y ni que decir cuando tenía las entrevistas con el peso pesado, dando palabras suaves y duras, duras y suaves, palabras justas y sabias, con ese amor de padre, amor de pastor, con el amor de Cristo.
En este proceso de lanzarme a ser un amigo con propósito, pasaron varias cosas, como la que comenté, no fue fácil, pero empecé hacer cosas que ni pensé hacer y donde el pastor Luis siempre nos desafía. La que más me gustó de todas las que recuerdo, es la de pedirte Matrimonio! Locura!! Sabiendo que tienes pavor a que la gente te este mirando, podía ser rechazado en público con una gran cantidad de personas, hoy hay más de 600 ojos mirándote, ja ja ja.
Amor, y si he llegado hasta este punto, donde no quería casarme y Dios cambio mi mentalidad, hoy doy mis votos a favor del matrimonio, porque Dios tiene mucho más. Es por eso que prometo AMARTE con el amor de Cristo, RESPETARTE, Serte FIEL así como Rut a su suegra, CUIDARTE como el pastorcito David a sus ovejas, darte SEGURIDAD y APOYO como un amigo,así como Jonatán y David, MIMARTE y hacer mis malas bromas, igual aunque estés "rabujenta"!  
Sabiendo que tendremos días buenos y malos, pero muchisisisisimos más buenos, porque serán sirviendo al mismo Dios, que hoy nos une!
▪ Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.
Eclesiastés 3:1
Te AMO princesa, bebé; mi Sushi.